Blogia
islasdepiedra

Un cafe con un aroma especial....

Un cafe con un aroma especial.... Ahora eran dos extraños y hacia tanto tiempo que no se veían que aquel silencio que se servía junto al café fue realmente gélido. Gélido como aquella mañana en que se despidieron bajo promesas de amor eterno tan al gusto de los jóvenes. Jóvenes recuerdos que volvieron a sus pupilas y lo que pareció una suave sonrisa se dibujó fugaz en la cara de ella. Ella esperó su aliento muchas noches junto al teléfono, pero esa llamada llegó como siempre llegan las cosas importantes, tarde. Tarde decidió salir el sol ese día y cuando los rayos acunaron los tejados, él dijo su primera palabra. Palabra que se sirvió dulce pero que contenía un toque amargo de disculpa y de esperanza, de esa segunda oportunidad que siempre se da en el cine al díscolo galán. Galán siempre sería, pero esta vez no funcionó la mirada de cordero, pues ella fue capaz de esquilar cada una de las razones bajo el caliente manto de un nuevo amor. Amor que el comprendió, porque se lo descubrió en los tonos de sus mejillas, y no sintió ni envidia ni odio y una mueca que pareció una sonrisa se deslizó entre los poros del café. Café con esperanza que quedaba también para él mientras las curvas vestidas de Chanel desaparecían a coro con las cenizas del último cigarro de ésta su nueva vida.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

tita -

Un café un tanto amargo, pero al que pronto se le añadirá un poco de azúcar, aunque sólo un poco, que los que están demasiado edulcorados son sólo fruto de las fantasías y al final acaban dañando...
Espero que te lo estés pasando muy bien por Budapest! Un beso!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres